jueves, 22 de septiembre de 2016

VENECIA 2016


Este verano nos hemos acercado hasta Venecia.
Un viaje de madre+hija que no olvidaremos.

Os lo contamos...


  • Venecia
  • Murano
  • Burano
  • Lido
  • Verona



Día 1
Santander-Venecia


jueves, 21 de julio de 2016

MADRID, VIAJERAS EMPEDERNIDAS

Este verano han acompañado a Lolita Chiq, Veli Adventures, Luz Teen y Susana Number One.

Nos ha encantado perdernos por el Barrio de Malasaña, ver la Exposición de El Bosco y dar un paseo por el Barrio de las Letras descubriendo nuevos restaurantes como La Verónica.



Comenzamos por Malasaña. Y descubrimos este local tan interesante.
Era una antigua farmacia. En su interior conserva el mobiliario antiguo pero mezclado con un toque moderno.
Para degustar una cerveza o un trozo de tarta con u té.
La fachada, como otras muchas de Madrid está protegida, por eso no pone el nombre de Trikini Club fuera.

Calle Vicente Ferrer.



En la calle Velarde encontramos estas tiendas tan peculiares.
en la Mona Checa podéis encontrar ropa de segunda mano impecable.


Y justo enfrente está Galipo. Es un lugar donde se puede comprar Denim de segunda mano o donde te restauran tus vaqueros favoritos.
Calle Velarde


Seguimos por Malasaña y encontramos un lugar muy que muy especial: Kikekeller. Una mezcla de galería de arte y bar-cocktail. Atención de no quedarse en la entrada porque en su interior se guardan muchas sorpresas.
Calle Corredera baja de San Pablo





Y entre locales tan bonitos y originales nada como un tiempo dedicado al arte visitando la exposición de El Bosco. Aunque de lo mejor de este artista está en el Museo del Prado el resto del año era una excusa para venir a Madrid de visita, en verano y aunque haga calor.


Y después de visitar la exposición nada como reponer energía en un restaurante precioso: La Verónica en el Barrio de las letras.
Muy original, atención exquisita y platos más exquisitos aún.




Siempre nos pueden sorprender los servicios de algunos locales. Se respira arte urbano en cada esquina.


Y otro sitio que no hay que perderse es la librería La Central en la plaza de Callao, en Gran Vía. 
Para pasar un largo rato mirando libros impresionantes y si se quiere reponer fuerzas hay un café en la planta de abajo.
Muy muy recomendable.




Y para acabar nuestra visita, una cena en la mejor compañía en el barrio de Tribal en Malasaña.
Platos riquísimos, la decoración acogedora y una música de fondo que junto con un buen vino hace que el fin de semana haya sido muy muy especial.
Nanai, Calle El barco


martes, 12 de julio de 2016

EL PATIO DE LA RUA, CASTRO URDIALES


En el centro de Castro Urdiales, Cantabria podéis encontrar este precioso espacio mitad Café, mitad tienda de ropa. Tiene el encanto especial de esos sitios que a veces creemos que solo se pueden encontrar en Nueva York, Madrid o Barcelona.

Podéis degustar un café, un té o alguna de sus especialidades junto a un trozo de tarta impresionante mientras miráis las últimas novedades en moda.

Ainhoa y Ainhoa os atenderán de maravilla.

Calle La Rua, 4 Castro Urdiales (CANTABRIA)









sábado, 5 de septiembre de 2015

GRECIA 2015


Un recorrido de lo más completo por Grecia, aunque nos queda mucho por ver.
Seguro que volveremos. 


  • Atenas
  • Delfos y Meteora
  • Santorini
  • Naxos

Dia 1
Bilbao-Atenas

Taxi Aeropuerto(Elefhterios Venizelos)-Hotel: 40 euros
Hotel Hermes
Un hotel sencillo pero muy bien situado en el barrio de Plaka.
Desde la terraza hay unas buenas vistas de la Acrópolis.

Paseo alrededor de la Acrópolis. 
Llama la atención el ruido que hay por la ciudad, y es de un insecto parecido a una langosta.
Es curioso el nombre de las calles en griego.

Algo que nos llama mucho la atención es la cantidad de perros que hay por la ciudad tumbados al sol y sin dueño.

La calle ADRIANOU en el barrio de Monastiraki llena de terracitas y restaurantes acogedores llenos de turistas. Con música típica en directo.
Muy importante visitar Monastiraki porque es como un zoco lleno de tiendas con los típicos souvenirs de Grecia: los ojos azules, kombolois, cómida típica, pulseras, etc.

Imprescindible cenar aquí por la noche con una iluminación agradable.



Día 2
Atenas
Mañana

  • Acrópolis
  • Colina de Filopappo
  • Museo de la Acrópolis
Tarde
  • Estadio Paratinaicos
  • Kolonaki
  • Colina de Likabelos


¡Importanteee! 

  • Levantarse pronto para ver la Acrópolis para evitar a la gran masa de turistas y el calor sobre todo.
  • Llevar agua, sombrero y algo para comer porque en la Acrópolis no hay nada para comprar, solo en los alrededores.
  • Llevar calzado cómodo, a ser posible deportivo porque hay muchas piedras.
  • Si se quiere visita guiada buscarla por internet desde España porque en Atenas es muy caro y difícil de encontrar.
Acrópolis está formada por el Partenón, Propileos, Erekteion, Templo de Atenea Niké.
Horario: 8:30-15:00
Entrada:12€



En el Erekteion se pueden ver las famosas Cariátides, aunque aquí no están las verdaderas, son una réplica ya que sufren con la contaminación.




Una vez en la Acrópolis, bien vale la pena una visita a la Colina de Filopapu, que está al lado. Una pequeña caminata, eso sí, acompañada de una botella de agua. Pero merece mucho la pena las vistas.



El Museo de la Acrópolis merece la pena visitarlo. La entrada cuesta 5 euros y aquí se puede ver todo lo que se encontró en la Acrópolis.
Entre otras cosas importantes están 5 de las Cariátides, la sexta está en el British Museum en Londres.
Y tambíen está parte de la decoración del friso del Partenón.





Por la tarde y con una preciosa luz vemos es Estadio Paratinaicos, donde se celebraron los primeros juegos olímpicos de la nueva era.

No deja de llamarnos la atención el uniforme que lleva la guardia griega.


Y al aterdecer no se puede dejar de visitar la Colina de Licabeto.
Está en el barrio de Kolonaki, que es como el barrio de Salamanca en Madrid.
Se sube en funicular, que es carísimo 7,50€ subir y bajar, pero una vez arriba merece la pena tomarse una cervecita y visitar la Capilla ortodoxa de San Jorge. Muy bonita.


Día 3
Excursión Delfos-Meteora

Nos levantamos prontito y arrancamos hacia el norte de Grecia. Nos espera una excursión de dos días ofrecida por GRECOTOUR que conocen al dedillo Grecia y todos sus rincones.

Delfos está recomendado a todas aquellas personas a las que les guste la historia de Grecia y sobre todo por el lugar en el que está, entre montañas.







De camino a Kalambaca, donde se encuentran los monasterios en la roca de Meteora, hacemos una parada en el monumento dedicado a los 300 espartanos que lucharon en las Termópilas contra el ejército persa.




Día 4

Meteora

Nos levantamos pronto para apreciar el maravilloso entorno de los monasterios de Meteora.
Sobrecoge ver donde están construidos. Las rocas tienen una forma y textura especial.
Se pueden visitar algunos de ellos previa entrada. Pero lo bonito de los monasterios es verlos desde el exterior y desde diferentes puntos de vista.
Aunque lejos de Atenas, esta excursión merece la pena.






Y acabamos el día dirigiéndonos hacia Atenas otra vez porque a la mañana siguiente cogemos el ferry que nos llevará a Santorini.
Y hacemos noche en un hotel en la zona del puerto del Pireo.
La verdad que es una zona totalmente diferente al resto de Atenas y merece la pena visitarlo.



Un paseito al atardecer por Marina Zea viendo unos yates increibles nos abre el apetito y probamos nuestro primer Gyros.Se llama así porque es un rollo de carne que da vueltas y lo van cortando. Es como un kebab. La comida griega tiene mucha influencia de la comida turca.
Un sanwich relleno de carne a elegir con ensalada acompañado de cerveza griega. ¡¡RIQUIIISIMOO y MUYYYY BARATO!!!



Día 5

Santorini

Madrugamos muchísimo para coger el ferry en el puerto de el Pireo rumbo a Santorini.
Es increible el movimiento que hay en este puerto por la mañana con miles de turistas rumbo a las islas.
En muchos momentos te llegas a sentir como el ganado.



Esta es la imagen que se puede ver a la hora de bajar del ferry cuando se llega al destino. Los vehículos y personas salen todos juntos por el mismo sitio.


Gorgona Villas en Imerovigli, es nuestro alojamiento para nuestra estancia en Santorini.








Las vistas desde la villa y alrededores son espectaculares y es imposible no dejar de hacer fotos de las casas blancas, de las curiosidades de cada rincón y por supuesto, de "la caldera".








Por la tarde nos dirigimos a Oia, el lugar más occidental de la isla donde se pueden ver unas puestas de sol alucinantes conocidas en todo el mundo....llegamos tarde.

Así que decidimos buscar un sitio para cenar y pasear por sus calles. Tiene unas tiendas cuidadísimas y preparadas para las legiones de turistas que vienen a Santorini y galerías de arte con obras y artistas de lo más interesante.




Día 6


Santorini

  • Pyrgos
  • Kamari
  • Fira


Levantarte por la mañana y encontrarte el desayuno así preparado y desayunar con esas vistas es todo un privilegio.

Una vez que hemos cogido energía nos cogemos el coche de alquiler y nos dirigimos hacia Pyrgos. Un pueblo bastante auténtico y alejado de los turistas. No está masificado y tiene mucho encanto perderse por sus callejuelas.







Aquí un poco de la gastronomía griega. Todo muy mediterráneo, queso feta, pepino, tomate, una especie de puré, aceitunas de kalamata, tomate seco, embutido... Todo espectacular y la presentación impecable.




Después de comer decidimos visitar el lado este de la isla. Como no tenemos mucho tiempo nos decidimos por Kamari. Una zona muy turística llena de restaurantes y con una playa bastante larga llena de piedrecitas. No es muy cómoda la verdad.

Para acabar el día, nos dirigimos hacia Fira, la capital de Santorini. Las vistas desde aquí no tienen palabras y la puesta de sol preciosa.
Se ven bastantes cruceros en la bahía de la caldera
Sus callejuelas están llenas de galerías de arte y tiendas de souvenirs.




Día 7


Naxos

Muy temprano por la mañana cogemos el ferry de Santorini a Naxos. Ya por la mañana hay mucho ajetreo en el puerto de Santorini.



La llegada al puerto de Naxos es espectacular. Primero porque se ven todas las casitas blancas y segundo por el color del agua. Por mucho que lo describa no hay nada como verla en directo.





Hotel Saint Vlassis, muy cerca del centro de Chora, la capital de la isla de Naxos. La decoración y el trato impecable.
Hay que decir que en Grecia en general los hoteles están muy bien decorados.


En el hotel nos dicen que Naxos es una isla a la que vienen sobre todo turistas franceses, italianos y alemanes. Casi no hay turistas españoles.




Una vez instaladas nos acercamos hasta la playa de Prokopios, por elegir una, no tenemos mucho tiempo y esta está cerca del hotel.
Y allí damos cuenta de una típica comida griega en un restaurante con mucho encanto.

La temperatura es normal, aunque hace mucho viento.
Zambullirse en estas aguas cristalinas es una gozada.





Si Chora se merece un paseo por el día, por la noche tiene su encanto pasear por sus callejuelas que son como laberintos. En cada rincón se puede descubrir algo nuevo. 
Tiendas llenas de souvenirs, sobre todo muchos jerseys de estilo marinero y bordados típicos de la isla de Naxos.

Temperatura por la noche espectacular, incluso una cazadora vaquera no viene mal.
Cenar en un restaurante pescado es indispensable.





Día 8


Naxos

  • Interior de Naxos
  • Chilka



Con el coche de alquiler nos perdemos por el interior de la isla.
Es de destacar la altura de las montañas y la cantidad de canteras de mármol que se exporta a todo el mundo y con el que antiguamente hicieron gran parte de los monumentos de la Antigua Grecia.




Llegamos al pueblo de Chilka. Un pueblo típico de Grecia. Parece que aquí no pasa el tiempo.
Todo muy tranquilo, se respira algo especial. Puede ser por su destilería de licor de limón, o por sus bordados o por sus gentes.

Si tuviera que elegir una foto de todo el viaje a Grecia esta es mi favorita. Recuerdo a ese hombre mayorucu que me inspiraba mucha ternura. Un hombre que quizá no haya salido de la isla de Naxos en su vida...o sí. Él solo estaba enredando con unas bolsas y mirando quien sabe donde.



































Ya por la tarde volvemos a Atenas para coger el avión de vuelta a casa.
Y nada como acabar el viaje con una puesta de sol así de bonita.
Impresionante, es imposible querer irse dentro del barco.

Decimos así adios a Grecia pero seguro que volveremos.


Una vez en Atenas, el puerto de El Pireo es todo un acontecimiento como se organizan los taxis para acoger a los miles de turistas que llegan de las islas.

El taxi del puerto al centro nos cuesta 15 euros.